Zumby Pixel

Las Reforestaciones Deben ser Integrales

Por lo que, independientemente de que en infinidad de ocasiones no se cumple con la acción de la siembra de los siete árboles en cuanto uno es derruido, en caso de ser sembrados, no se les cuida y mueren, motivo por el cual la deforestación en todo el mundo en un hecho casi irreversible.

Publicado 09 junio 2017 el 09 de Junio de 2017

por

En cuanto por alguna causa admisible se permite el derrumbamiento de un árbol, se debe de llevar a cabo la siembra de siete árboles, pero por lo regular esto no sucede y si sucede, los árboles plantados sucumben en función a que nadie les proporcionó los cuidados necesarios a fin de que pudieran llegar a una etapa de su vida en donde pudieran seguirse desarrollando por si mismos, por lo que, independientemente de que en infinidad de ocasiones no se cumple con la acción de la siembra de los siete árboles en cuanto uno es derruido, en caso de ser sembrados, no se les cuida y mueren, motivo por el cual la deforestación en todo el mundo en un hecho casi irreversible.

De ahí la gran necesidad de que las acciones de reforestación sean de manera integral y no solamente para la fotografía para difusión de imagen. Las campañas deben ser efectivas al cien por ciento y se deben de considerar concluidas cuando por lo menos el noventa y cinco por ciento de los pequeños árboles plantados alcancen las condiciones de poder sobrevivir por si solos y alcanzar su pleno desarrollo y adultez. Pues por lo regular se da la ocasión de que días después de haberse llevado la plantación de las pequeñas ramas que son promesa de árbol, con la intención de convertirse en robustos ejemplares de su especie, por no haber recibido la atención incluso inmediata a los pocos días lucen todos marchitos y secos. Esto no se puede considerar como una campaña de reforestación, ni siquiera una intención, pues jamás se tuvo el propósito de que tales retoños llegaran a la vida adulta en virtud de que nadie previó dentro del programa las acciones necesarias para cuidar de ellos en tanto crecían.

Quien quiera que lleve a cabo la plantación de algún árbol, si en tal acción no lleva la intención de cuidarlo hasta que pueda la frágil rama valerse por sí misma ya convertida en un pequeño arbusto, no se podrá llamar o considerar una reforestación.

Por lo tanto y en virtud de que el planeta está ya urgido de una auténtica siembra y reforestación también integral, tal situación debe llevarse exactamente en las mismas condiciones de integralidad, de lo contrario nada prosperará en materia de recuperación de bosques o selvas y todo no pasará de ser buenas intenciones o búsqueda de algún tipo de imagen para efectos a su vez de alguna situación non sancta. Por ello, si la intención es la recuperación efectiva de las zonas boscosas o silvícolas, reiteramos, el programa debe de contener el periodo de cuidado efectivo de los ejemplares plantados a fin de que estos crezcan hasta alcanzar el desarrollo que les permita continuar su ciclo de vida.

Si, urge plantar árboles prácticamente todos los días a fin de contrarrestar la acción del calentamiento global del planeta, pero, se debe de hacer bien, pues de lo contario se estará jugando con una acción que urge llevarla a cabo so pena de sufrir todavía peores consecuencias de las que estamos ya experimentando.

- US -