Zumby Pixel

La Libertad de Expresión debe Prevalecer en Todo Momento

Siempre hemos opinado y continuamente lo haremos, que en el caso de la libertad de expresión, para el propio bien de la comunidad, es preferible tolerar o caer incluso en el exceso, pues en materia informativa siempre todo toma su nivel...

Publicado 21 junio 2017 el 21 de Junio de 2017

por

Tal y como en repetidas ocasiones lo hemos manifestado en este espacio editorial, la libertad de expresión es la fundamental de todas las demás libertades, pues sin ésta no pueden sostenerse ni prevalecer todas las demás, pues en función al intercambio de ideas y de la información que se da entre los ciudadanos, esto es incuestionablemente en mejoría de la comunidad en general, pues es a través de la libertad de expresión como se pueden dar a conocer los abusos y los excesos de quienes tienen la responsabilidad de administrar toda la cuestión pública. Por lo que en el caso de que alguna de estas persona no estén llevando a cabo las acciones que deben realizar conforme a Derecho en función a las desviaciones que pueden darse de las partidas presupuestales y del presupuesto en general, se hace más que necesaria la exhibición de este tipo de conductas inadecuadas y que son totalmente en contra del interés público y de ahí entonces de que a estas personas, las actuantes fuera del orden establecido, en lo absoluto les conviene que se den a conocer sus tropelías y malos manejos y de ahí entonces el proceder en contra de los profesionales de la comunicación, como lo son los periodistas y además de que lamentablemente se ha llegado a acallar a muchas plumas muy valientes a través del homicidio, también algunas figuras públicas proceden a las denuncias no obstante lo informado está más que apegado a la realidad en función porque los hechos incluso así lo están demostrando. No obstante ello, los políticos exhibidos se atreven a aprovechar al sistema judicial para presionar a los comunicadores, lo cual viene a ser una acción no sólo de todo orden, sino toda una infamia, que no debería darse lugar a ellos, en función a que en primer lugar, se trata de figuras públicas cuyas acciones pueden ser criticadas y están además sujetas al escrutinio público, como también, en tratándose de personajes que efectivamente están violentando el sistema jurídico y tomando acciones prácticamente delictivas, se les debería sujetar a ellos a proceso y no a los profesionales de la comunicación.

Siempre hemos opinado y continuamente lo haremos, que en el caso de la libertad de expresión, para el propio bien de la comunidad, es preferible tolerar o caer incluso en el exceso, pues en materia informativa siempre todo toma su nivel, que el pretender el regularizar este derecho porque el daño que se ocasionaría a la colectividad sería no serio, sino cruento, ello sería un atentado incluso a las demás libertades.

Como por ejemplo, en el caso de que se ha pretendido hacer normas a las hoy llamadas redes sociales, cuando que hoy por hoy son la mejor arma con que cuenta la comunidad para enfrentar el mutismo y los excesos de muchos servidores públicos, que lejos de pretender informar tal y como están obligados, apelan a toda una serie de sofismas y actitudes de técnico escapismo leguleyo que enfrentar sus responsabilidades y ante esto, las redes sociales, que originan información de inmediato, son una enorme ayuda a la comunidad en general. Por lo tanto, no se debe dar ningún paso atrás en materia de libertad de expresión, como también se debe de sancionar a todo funcionario que pretenda abusar de sus prerrogativas y relaciones con la intención de acallar la verdad en los periodistas.

US - US -