Zumby Pixel

Colegio de Marinos Mercantes entregan reconocimientos

El evento estuvo encabezado por el capitán de altura Ismael García Muñoz, secretario general de la Orden de Capitanes y Pilotos Navales de la República Mexicana...
Ingeniero Marvin Gutiérrez Morales, miembro del Colegio de Marinos Mercantes de Veracruz.-Foto: Jesús Fernández.

Publicado 02 junio 2017 el 02 de Junio de 2017

por

Capitán Ignacio Ferrer García y el ingeniero Marvin Gutiérrez entre los homenajeados

Ingeniero Marvin Gutiérrez Morales, miembro del Colegio de Marinos Mercantes de Veracruz.-Foto: Jesús Fernández.

Mario Vázquez Sandoval/El Dictamen
Como parte de la conmemoración del LXXV Aniversario del Día de la Marina, el Colegio de Marinos Mercantes de Veracruz A.C. entregaron reconocimientos a los capitanes de altura Ignacio Ferrer García, Eduardo Aguilera Hernández, ingeniero Rodolfo Mora Cordero, ingeniero Marvin Gutiérrez Morales, señoras Emelia Exsome de Gutiérrez, Esperanza Varela de Aguilera y Silvia Deschamps de Ferrer, de estrecha vinculación con el trabajo marítimo-portuario.

El evento estuvo encabezado por el capitán de altura Ismael García Muñoz, secretario general de la Orden de Capitanes y Pilotos Navales de la República Mexicana; Othón Enrique Pacheco, presidente de la Asociación Sindical de Oficiales de Máquinas; ingeniero mecánico naval Luis Martínez Wolf, presidente del Colegio de Marinos Mercantes, reunidos en salón principal del Consejo Coordinador Empresarial, para compartir el pan y la sal. Momento propicio en el intercambio de experiencia en la vida profesional del servicio activo y en situación de retiro.

NINGÚN BARCO CON BANDERA MEXICANA
En entrevista con el ingeniero Gutiérrez Morales, exfuncionario de Astilleros de Veracruz y expresidente del Instituto Panamericano de Ingeniería Naval y Transporte Marítimo, lamentó la situación prevaleciente en la Marina Mercante Nacional. En este momento, ningún barco en navegación de altura ondea la bandera mexicana. Desapareció la flota petrolera y otras compañías de particulares, dependemos del transporte extranjero, lo cual significa pérdida multimillonaria en dólares por pago de fletes, además de oportunidades de empleo de egresados de escuelas náuticas, arraigarlos en nuestro país.

La construcción naval queda reducida a procesamiento de embarcaciones menores, patrullas a cargo de personal de la Armada. Infraestructura disponible aparece subaprovechada, en mayor porcentaje cubre trabajos de reparación correctiva, cuando el horizonte podría generar ocupación de muchas manos calificadas, de probada capacidad para atender responsabilidades mayores, como sucedía antes de la llegada del neoliberalismo acelerado por Carlos Salinas de Gortari, empecinado en desprenderse de las empresas paraestatales, sólo Pemex y la Comisión Federal de Electricidad quedaron a salvo.

- US -