Ayessa A. Saucillo/ El Dictamen

Hola ¿Cómo están mis amigos otakus? No se han preguntado ¿Qué voy a ver hoy? Pues la verdad les voy a comentar sobre una serie que llego a mi corazón y me encantó, es nada más y nada menos que “Chobits”, un manga creado por el colectivo CLAMP, publicado por Kodansha en la revista Young Magazine en febrero del 2001 a noviembre de 2002, recopilándose en ocho volúmenes.

A diferencia de la mayoría de las historias de CLAMP, Chobits es un serie seinen comúnmente confundida con shojo, debido a su fuerte temas románticos y por su estilo. Chobits fue adaptado a anime en 2002 por los estudios Madhouse y consta de 26 capítulos.

El protagonista es un joven llamado Hideki Motosuwa, que estudia en Tokio en una época futura donde los ordenadores personales han sido desarrollados para parecer y desempeñar funciones humanas. Esta nueva tecnología se conoce como “Persocon” (son computadoras con forma humana que carecen de sentimientos, lo que las hace más atractivas para los compradores).

Hideki queda maravillado con los robots, pero desafortunadamente no cuenta con mucho dinero, por lo que le es imposible adquirir una. Sin embargo en una noche, mientras va de regreso a casa, ve el cuerpo de una joven de pelo rubio cubierto por vendas blancas tirado junto a la basura. Lo primero que piensa es que alguien la ha asesinado, pero luego se fija en la forma de sus orejas y se da cuenta de que es una Persocon abandonada. Decide llevarla a su casa y comprobar si todavía funciona.

Una vez en su casa, y después de muchos intentos, Hideki logra hacerla funcionar, y al despertar lo único que puede decir es “Chii”. Por ello, Hideki decide bautizarla con ese nombre.

En el trascurso de la serie el protagonista y Chii van conociendo a nuevos amigos que los ayudarán a afrontar sus problemas de amo y Persocon y una extraña relación que surge entre ellos, ¿los robots tendrán sentimientos? ¿Qué hacia Chii en la basura?, muchos misterios y risas encontrarás en este anime que siempre recordarás.