De acuerdo a un reporte del Observatorio de Mortandad Materna, alrededor de 6 mil mujeres veracruzanas entre 10 y16 años, perdieron la vida por esta causa del 2014 a la fecha

Las menores son vulnerables al interior de sus hogares, sobre todo de violencia sexual

Flor de Jesús Meza Cano / El Dictamen

En el marco del Día Internacional de la Niña, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), expresó su preocupación por la situación de violencia y desigualdad que viven las niñas y adolescentes del país; donde el estado de Veracruz ocupa el primer lugar de embarazos de menores en México, dijo la directora del Instituto Municipal de la Mujer en Veracruz, Belem Palmeros Exsome.

Explicó que el Instituto Municipal de la Mujer en Veracruz, ha atendido casos de niñas de 10 años en adelante, que ya están embarazadas.

La entrevistada aseguró que las estadísticas son muestra que los derechos de las niñas y adolescentes, no está teniendo una eficiente difusión.

Citó como ejemplo que cuando una niña o adolescente se acerca a un centro de salud, a solicitar información sobre sexualidad, se les niega la información y les exigen que vayan acompañadas de su tutor.

Detalló que el mayor número de los casos de embarazos de niñas y adolescentes, se presenta en las zonas marginadas de la conurbación Veracruz-Boca del Río.

De acuerdo a un reporte del Observatorio de Mortandad Materna, alrededor de 6 mil mujeres veracruzanas entre 10 a 16 años, perdieron la vida por esta causa del 2014 a la fecha.

Destacó que se desconoce si estas niñas fueron víctimas de violencia sexual o el porqué de su embarazo a temprana edad.

Llama la Unicef a combatir desigualdad y violencia contra niñas en América Latina

Lo cierto es que las niñas veracruzanas siguen siendo vulnerables al interior de sus hogares, sobre todo de violencia sexual.

Palmeros Exsome, dijo que el 27 por ciento de las niñas, son violadas por el papá, al no contar de una protección directa del estado.

México, primer lugar en embarazos adolescentes en países de la OCDE

La problemática se agudiza, porque las niñas que son víctimas de violencia sexual, no lo dicen y mucho menos presentan una denuncia formal.

Por ello, se requieren acciones para cumplir y respetar los derechos de las niñas y adolescentes.