Agencias/El Dictamen/México. Qué sí comer y qué, siempre será un gran dilema. Lo ideal es llevar una dieta balanceada en la que las verduras y las frutas sean protagonistas. Sabemos que comer sano algunas veces resulta complicado. Si te vas a portar mal, procura alejarte de estos alimentos pues van directo a tus caderas.

El Dictamen>Alimentos que ayudan a prevenir un infarto

Los quesos altos en grasa y aderezos

Si eres de las que no puede vivir sin aderezos base crema, lamentamos decirte que por su alto aporte de grasas y calorías, tus caderas son el lugar perfecto para retenerlos. Lo ideal es que cambies los aderezos cremosos por los que están elaborados con aceites y vinagres, son más saludables e igual de deliciosos.

Jugos de frutas

Sin importar si se trata de bebidas naturales o artificiales debes evitarlas. La razón es sencilla, las frutas contienen azúcares, mismas que se convierten en grasa si no las quemas. Cuando se extrae el jugo se deja de lado la fibra de los alimentos. Toma en cuenta que para preparar medio litro de jugo se necesitan entre 6 y 7 naranjas, cantidad que excede la recomendación de fruta al día.

El Dictamen>Siete alimentos que aceleran el metabolismo

Alimentos fritos

Una de las razone por la cual debes evitarlos es porque son fuente grasas saturas que se encargan de aumentar la presencia de colesterol malo y reducir el bueno. Cuando no quema toda al energía que proporcionan impactan en tu cuerpo y se quedan en las zonas que menos quieres.

Alcohol

Consumir bebidas alcohólicas te hará subir de peso. El Fondo Mundial para la Investigación de Cáncer llevó a cabo una investigación reveladora en la que encontraron que el consumo de alcohol impacta en la producción de ciertas hormonas relacionadas directamente en el peso. Además, al beberlas con algunos mezcladores altos en azúcares la mezcla es terrible pues hace lento el metabolismo.

Harinas refinadas

Si eres de la mujeres que ama este tipo de alimentos, es momento de detenerte. Las harinas blancas han pasado por un proceso en el que se ha eliminado toda la fibra, misma que ayuda a tu cuerpo a procesas los alimentos. A diferencia de las harinas integrales, después del proceso de refinamiento sólo quedan los hidratos de carbono que alteran tu metabolismo y te hacen ganar peso.