Agencias/El Dictamen/México. El presidente de México, Enrique Peña Nieto, viajó hoy al estado de Baja California Sur para evaluar los daños provocados por Lidia, que ya se degradó a depresión tropical, y confirmó que hay seis muertos debido a su paso por el noroeste del país como tormenta tropical.

El Dictamen>Extremas precauciones por ‘Lidia’

El mandatario viajó al municipio de Los Cabos acompañado por su esposa, Angélica Rivera, horas después de ofrecer en la capital un mensaje a la nación con motivo de su quinto informe de Gobierno.

Tras participar en una reunión con las autoridades de la región y hacer un recorrido por la zona, la más afectada por el paso de Lidia, Peña Nieto ofreció una rueda de prensa en la que dijo que el meteoro ha causado hasta ahora seis muertes.

El Dictamen>Cerrados aeropuerto y puerto en Sinaloa por “Lidia”

Aunque medios locales habían informado del fallecimiento de siete personas citando fuentes de la Fiscalía estatal, el presidente precisó que hubo cinco muertos en Los Cabos y uno más en Loreto.

Dijo que en los 15 albergues habilitados para atender a la población más vulnerable por el paso de Lidia todavía permanecen unas mil personas.

La gran mayoría de ellas, aseveró, perdieron sus hogares, generalmente por estar en “lugares irregulares” o zonas de alto riesgo, como en el cauce natural del río.

El presidente destacó la coordinación de los tres órdenes de gobierno, federal, estatal y local, así como los esfuerzos de los sistemas de Protección Civil para afrontar la catástrofe en un lugar que “de manera regular no tiene esta cantidad de lluvia”.

El promedio de lluvia que recibe Baja California Sur en todo un año, explicó, es de 260 milímetros, mientras que la tormenta tropical provocó que cayeran 750 milímetros solo en 24 horas.

En cuanto a los daños en la infraestructura, apuntó que la Secretaría (ministerio) de Comunicaciones y Transportes está trabajando para la reconexión de los tramos de carretera en los que ha habido deslaves, y ya ha generado vías alternas.

Los tramos que han sufrido mayores daños estarán restaurados “en un plazo no mayor a un mes”, aseguró Peña Nieto.

Asimismo, añadió, en un máximo de 48 horas quedará restablecido el sistema de suministro de agua potable, así como gran parte de la red eléctrica, que “no fue significativamente dañada”.

El próximo lunes el 90 % de los colegios de la zona desarrollará sus clases de manera habitual, y en cuanto a la infraestructura turística, esta no sufrió daños, remarcó el mandatario mexicano.

Lidia se degradó en las últimas horas a depresión tropical, y se encuentra a 125 kilómetros al oeste de San José de las Palomas, en el estado de Baja California, y a 150 kilómetros al nor-noroeste de Punta Eugenia, en Baja California Sur.

Mantiene su desplazamiento hacia el noroeste, alejándose de las costas mexicanas, con vientos sostenidos de 55 kilómetros por hora y rachas de hasta 75 kilómetros por hora, indicó el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) de México en su último boletín.