Un sismo de esa magnitud podría ocurrir en nuestro país debido a su ubicación, lo que es imposible es predecir el día y la hora en el que podría suceder. Debido a que no podemos predecir los sismos, es importante que la población no difunda mensajes con rumores de futuros sismos, ya que solo promueven el pánico.

Se eleva a 98 el número de fallecidos por sismo

En la conferencia de prensa del Instituto de Geofísica de la UNAM estuvieron presentes varios expertos que explicaron por qué el sismo de este 7 de septiembre no fue tan destructivo como el de 1985 a pesar de que fue de una magnitud mayor.

Xyolui Pérez Campos, titular del Servicio Sismológico Nacional, explicó en entrevista a Excélsior:

“Es muy importante distinguir magnitud de intensidad, son dos conceptos completamente diferentes. Magnitud corresponde al tamaño del sismo, la energía que se libera en el lugar donde se origina; e intensidad se refiere al efecto, a la aceleración, al movimiento del terreno”

Además, los epicentros fueron importantes para la Ciudad de México: mientras que en el terremoto del 7 de septiembre el epicentro fue en Pijijiapan, Chiapas (a 650 kilómetros de la capital), el terremoto de 1985 tuvo su epicentro en las costas de Michoacán (a menos de 400 kilómetros de la capital).

Senado abre cuenta de banco para apoyar a damnificados por sismo