Un operativo de seguridad con casi 34 mil soldados y policías desplegados en todo el país protegerá a pontífice en su recorrido por Bogotá, Villavicencio, Medellín y Cartagena de Indias del 6 al 10 de septiembre. 

Agencias / EL DICTAMEN

Colombia está ataviada de amarillo y blanco, a tono con la visita del Papa Francisco. Un operativo de seguridad con casi 34 mil soldados y policías desplegados en todo el país protegerá a pontífice en su recorrido por Bogotá, Villavicencio, Medellín y Cartagena de Indias del 6 al 10 de septiembre.

Del miércoles al domingo próximo Colombia atenderá al argentino Jorge Bergoglio. En todos los rincones del país se observan rótulos enormes, en los colores litúrgicos, con mensajes de bienvenida.

El vicepresidente de Colombia, general en retiro Óscar Naranjo, explicó que el Vaticano pidió que el plan de seguridad esté basado en austeridad, poca visibilidad armada y seguridad “amigable”.

La presencia de Francisco estará signada por el proceso de paz que en 2016 permitió a esta nación poner fin a más de 52 años de guerra civil con las ahora ex insurgentes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que en los últimos días mutaron a partido político.

El gobierno de Colombia informó que para “garantizar la convivencia ciudadana”, un total de 33 mil 942 uniformados —policías y militares— participarán en los dispositivos de seguridad en las cuatro estaciones del Pontífice, de acuerdo con un informe facilitado a EL UNIVERSAL.

Tan solo en la capital habrá 14 mil 411 miembros de distintas unidades de la Policía Nacional y más de 3 mil 600 del Ejército Nacional, quienes serán los encargados de velar por la seguridad y la convivencia en trayectos y actividades del Papa. El despliegue policial en Medellín será con 6 mil 193 elementos, mientras que en Villavicencio habrá 5 mil 479 y 4 mil 259 en Cartagena, según el recuento oficial.

Bogotá tendrá cuatro “Puestos de Mando Unificado” (PMU) formados por delegados del gobierno, fuerzas militares, policía, Defensoría del Pueblo, alcaldías, distritos, transporte, salud y bomberos, entre otras dependencias estatales. En cada escala, un helicóptero policial sobrevolará para acompañar a la caravana papal en apoyo a las unidades terrestres.

El PMU de Bogotá “se activará desde los momentos previos a la llegada de Francisco, prevista el 6 de septiembre a las 4:30 de la tarde (15:30 horas del Centro de México), se indica en el informe. En los puestos capitalinos “las autoridades controlarán minuto a minuto” todos los aspectos de logística, control de emergencias, movilidad y seguridad, añadió.

Muchedumbre. En una nación de más de 49 millones de habitantes, “se estima que en todo el país por lo menos 4.5 millones de personas podrán tener contacto visual en algún momento con el jerarca católico, bien sea durante las actividades públicas o sobre los 135 kilómetros de desplazamiento terrestre”, de acuerdo con Óscar Naranjo.

Aseguró que tan sólo sobre la calle 26 — una de las principales de Bogotá y que comunica con el aeropuerto internacional El Dorado— se congregarán entre 280 mil y 350 mil personas para observar el paso de Francisco en el papamóvil.

A lo largo del trayecto de la calle 26 y en zonas adyacentes habrá más de 3 mil 800 policías y militares “para garantizar el normal desarrollo del recorrido”, con apoyo de unidades de organismos de emergencias. Los efectivos “estarán estratégicamente ubicados en las zonas aledañas a los recorridos y puntos de permanencia del Papa”, se detalló en el informe.

“El papa revela que acudió a una psicoanalista judía”

Francisco llegará el miércoles y al día siguiente cumplirá con un programa en Botogá. El viernes irá a Villavicencio, capital del central departamento del Meta.

El sábado se trasladará a Medellín, capital del noroccidental departamento de Antioquia. El viaje concluirá el domingo, cuando se desplazará a Cartagena de Indias, capital del norteño departamento de Bolívar, sobre el mar Caribe.

Será ahí, en Cartagena, donde Francisco se despedirá de la amarilla y blanca Colombia para emprender el retorno a Roma.