El cambio climático afecta a las especies en peligro de diferentes maneras. Tal es el caso del oso grizzly, el cual ha tenido que cambiar los salmones por las bayas.

Los osos grizzly dejaron de comer salmón para adaptar su dieta a las bayas de saúco, esto a causa del cambio climático.

Las alarmantes temperaturas han hecho que este tipo de bayas crezcan más temprano de lo que acostumbraban años atrás, lo que se empareja con la llegada del salmón rojo a los rios de la Isla Kodiak en Alaska.

Normalmente los osos grizzly se alimentan del salmón rojo a principios del verano y más adelante (agosto / septiembre) de bayas de saúco. Pero un estudio realizado en 2014 ha demostrado que durante los recientes veranos los osos no cazan la misma cantidad de salmón que antes debido a que el consumo de bayas más temprano contiene mayor cantidades de proteínas y los hace ganar peso más rápido, impidéndoles cazar tan amenudo.

Ahora los biólogos están preocupados que este nuevo comportamiento adoptado por los osos haga un reacción en cadena que afecte un ecosistema completo.

El estudio completo puedes encontrarlo en la página oficial de PNAS
http://www.pnas.org/