Ocho estados del norte y costa del Pacífico mexicano, se mantienen en alerta por el paso de la tormenta tropical “Lidia”, que genera intensas lluvias y fuertes rachas de viento.

Baja California Sur, Sinaloa, Nayarit, Jalisco, Colima, Durango, Zacatecas y Aguascalientes, activaron sus protocolos de emergencia.

En Sinaloa, hay alerta roja por posibles lluvias y fuertes vientos principalmente para la Zona Costera, Centro y Norte de la entidad.

Activan Plan Marina por “Lidia”

Las clases del turno vespertino fueron suspendidas en todo el estado y los puertos fueron cerrados a la navegación menor.

En Ahome, Culiacán, Navolato y Mazatlán se instalaron de forma permanente los Consejos Municipales de Protección Civil.

En Sonora, hay alerta amarilla en 13 municipios del estado.

Inicia “Lidia” con fuerza en costas del Pacífico

En Guaymas, Empalme, Cajeme, Etchojoa, Benito Juárez, Navojoa, Huatabampo, Álamos, Quiriego, Rosario de Tesopaco, Bácum, San Ignacio Río Muerto y Yécora se esperan lluvias fuertes en las próximas horas.

En la costa de Colima, el Río Marabasco desbordó, cerca de la comunidad El Centinela, en Manzanillo.

“Afectó pues prácticamente los caminos de acceso hacia la zona de El Centinela, y el rancho La Palma y algunos terrenos agrícolas”, señaló Eleazar Castro, director local de la Conagua.

En las zonas montañosas, algunos arroyos invadieron carreteras y caminos.

También hay derrumbes sobre la carretera Villa de Álvarez- Minatitlán.

En Tecomán, se reportó la caída de árboles además de inundaciones.

“Aquí en Tecomán, donde nos encontramos en la colonia Palma Real hay un punto donde genera inundaciones límite”, indicó Ricardo Ursúa, director Operativo de Protección Civil de Colima.

La costa de Jalisco se prepara para dos días de lluvias.

“Mucha humedad por un lado. Por otro lado, ya cuando el ciclón vaya un poquito hacia el norte pudiéramos tener aumento de oleaje”, advirtió Víctor Cornejo, meteorólogo del Centro Universitario de la Costa.

En Puerto Vallarta se monitorean ríos y arroyos que pudieran incrementar su nivel y que afectarían a por lo menos 2 mil 500 personas asentadas en 10 colonias, consideradas zonas de alto riesgo.