En un partido que dejó claro que las diferencias entre clubes españoles prevalece, Barcelona dio un golpe de autoridad para continuar…

Agencias / EL DICTAMEN

Después de la pesada incertidumbre de las últimas semanas, apareció una luz de tranquilidad en el Futbol Club Barcelona: golea al Espanyol en el Camp Nou (5-0) y se convierte en el líder de la Liga en la jornada 3.

En un partido que dejó claro que las diferencias entre clubes españoles prevalece, Barcelona dio un golpe de autoridad para continuar con el proceso de dejar atrás los problemas con los fichajes de verano y la salida de Neymar. Los dirigidos por Valverde comienzan a dar muestras de identidad como nuevo equipo.

Los primeros minutos del derbi fueron del local. Al 18‘ el ariete uruguayo Suárez ya inquietaba al meta Pau López con un tiro libre en dirección a gol que fue detenido a dos tiempos.

Los blaugranas incrementaron de a poco su dominio en el área de los Periquitos y sería al 25 que una incursión del “10” argentino adelantaría al Barcelona. A pase de Rakiti?, Messi recibiría en posición en fuera de juego, que no fue sancionado, y burlaría a un par de rivales para iniciar el festival de goles con un remate trompicado.

Al 30′ Pau López sacaría de apuros a los suyos al resistir una pared armada en el área entre de Rakiti? y Messi, pero el esfuerzo del arquero no daría fruto por mucho tiempo.

Nadal me ganó con un juego inteligente: Del Potro

Messi volvería entrar y, después de una pared en espacio reducidos y mucha fortuna en los rebotes, conseguiría rematar de bocajarro para registrar el par de dianas apenas al 35′.

Rakitic perdonó al 36′ cuando remató en soledad a las manos del arquero del Espanyol, y pocos minutos después el error estuvo cerca de cobrarles factura: al 42 Pablo Piatti ganaría un balón que botaba en el área del Barcelona para después hacer temblar el poste derecho con potente disparo.

Por momentos, el segundo tiempo permitió recordar los viejos ayeres blaugranas cuando el toque preciso y virtuoso era la máxima en la cancha. En los primeros minutos Suarez se acercó a marcar un gol de fantasía con pase picado del manchego Iniesta y un remate de tacón incluido, pero el arquero reaccionaba.

Al minuto 50‘ el Espanyol pudo acortar la ventaja. Gracias a un regalo de Jordi Alba, al recibir con torpeza un balón larguísimo proveniente del otro lado del campo, Léo Baptistão intentó superar con vaselina a Ter Stegen, pero su tiro pasó de largo. Varios minutos después la defensa catalana volvería a fallar para dejar un remate franco.
Pero la calidad en los planteles es definitiva y el marcador siempre es testigo de ello.

Después de varios toques azulgranas en el área grande, Messi anotaría. Su triplete dejó en claro que el protagonismo del argentino sigue de pie en el conjunto catalán, pese a las turbulencias extra cancha en el equipo.

Esta sería la última jugada en que tocaría el esférico Deulofeu. En su lugar, al 66′, llegaría el fichaje que concentra los intentos aislados y la falta de planeación de la directiva del F.C. Barcelona en su proyecto deportivo a largo plazo. Ousmane Dembéle, la esperanza del reemplazo de Neymar aparecía en sus primeros minutos, con la pesada losa del “11” en el dorsal.

El ataque seguía de forma constante. El cuarto tanto llegaría para rematar en los últimos minutos, desde la cabeza de Piqué en un remate de tiro de esquina.

El quinto gol daría una pequeña muestra del talento francés recién llegado, de la verticalidad que puede ofrecer en las canchas españolas. El arquero Ter Stegen pasa a André Gomez quien, desde la media cancha, abrió el juego para Dembele: tras un recorrido frontal y raudo, el juvenil ofreció un largo pase en diagonal para el remate de Luis Suárez a contrapié que movería la red por quinta vez en la noche. Todos celebran con el recién llegado y la asistencia ya era parte del debut del fichaje más caro en la historia del club. La goleada ya estaba definida.

Barcelona va con paso perfecto en las primeras tres fechas de la Liga y con 9 puntos encabeza la tabla general. Sevilla le sigue con 7 unidades, después de derrotar 3-0 al Eibar; les sigue el Real Sociedad con 6 puntos. Por su parte, con inicio titubeante los Merengues se ubican en la sexta posición al registrar 5 unidades, después del empate a un gol que registró este mismo sábado con el Levante en casa.

En la cuarta jornada el Espanyol recibirá al Celta; mientras, el Barcelona visitará al Getafe para buscar prolongar el buen despertar después de la abrupta partida de brasileño, aquel que tanto prometía para el futuro del club.