*En clínicas y hospitales de Veracruz
*Consiste en que la mujer recibe un trato deshumano por profesionales de la salud

Flor de Jesús Meza Cano/El Dictamen

Alrededor del 90 por ciento de las mujeres en el estado de Veracruz, sufren violencia obstétrica en clínicas y hospitales, ante la falta de capacitación del personal médico, dijo la representante del Frente Veracruzano por el Derecho a la Vida y por las Mujeres, Norma Alicia Riego Azuara.

“Es una violencia de carácter institucional, donde los agresores son principalmente del Sector Salud, por lo tanto debe de cumplir alguna normatividad y ser capacitado para que pueda actuar y trabajar con las mujeres de manera integral y evitar violentarlas más”, comentó.

Entrevistada por EL DICTAMEN, Riego Azuara, dijo que la violencia obstétrica, consiste en que la mujer recibe un trato deshumano por médicos, enfermeras o aquel profesional de la salud en relación al período de embarazo.

Norma Alicia Riego Azuara, Representante de Frente Veracruzano por el Derecho a la Vida y por las Mujeres. Foto de Alina Krauss.
Norma Alicia Riego Azuara, Representante de Frente Veracruzano por el Derecho a la Vida y por las Mujeres.
Foto de Alina Krauss.

En el ámbito físico, esta violencia se traduce en prácticas invasivas, tales como: el tacto realizado por más de una persona, el uso de fórceps, el raspaje de útero sin anestesia, una cesárea sin justificación médica y el suministro de medicación innecesario.

En el ámbito psicológico se manifiesta en un trato deshumanizado mediante la utilización de un lenguaje inapropiado y grosero, discriminación, humillación, burlas y críticas respecto al estado de la mujer y su hijo.

Desde que te comentan que te calles, que así tú lo quisiste, ya se está violentando o cuando llegas víctima de una violación y te dicen que seguramente tenías la culpa por traer a falda muy corta o porque te emborrachaste, ya se está violentando a la mujer“, comentó.

Explicó que este tipo de violencia se ha disparado en los hospitales, clínicas y ministerios públicos.

Detalló que los organismos internacionales han señalado que el personal médico como doctores, enfermeras y trabajadores sociales, así como el ministerio público, tienen que ser capacitados con perspectiva de género.

Aunque aseguró que no toda la culpa la tiene el personal médico, pues se trata de una violencia institucional y citó como ejemplo de violencia obstétrica, que cuando se hace la ruptura de las bolsas para que el producto salga más rápido en una labor de parto.

Sin embargo, el personal médico como doctores y enfermeras, incurren en esta practica porque así lo marca la técnica.

No quiere decir que sea culpa de ellos, sino de los protocolos institucionales que no han sido actualizados y la falta de capacitación, información y voluntad“, comentó.

Dijo que el término de violencia obstétrica es nuevo, aunque lamentablemente esta violencia ha existido por muchos años, aunque en la actualidad ya es penalizado.

Dijo que lo importante es que las mujeres que reciban este trato inhumano en una clínica de salud u hospital lo denuncie, ya que aseguró se debe de acabar con esta violencia que pasan las mujeres en su período desde la gestación hasta el parto.

Riego Azuara, dijo que la violencia obstétrica sí existe, lo malo es que no hay una cultura de la denuncia y que se sigue tolerando este tipo de tratos inhumanos a las mujeres en su etapa de embarazo.

Hay señales de violencia obstétrica, cuando las mujeres embarazadas no son atendidas oportuna y eficazmente ante una emergencia; obstaculizar el apego precoz del niño con su madre, sin causa médica justificada, negándole la posibilidad de cargarlo y amamantarlo inmediatamente al nacer.

BocaVer: 11 embarazadas con VIH

Alterar el proceso natural del parto de bajo riesgo, mediante el uso de técnicas de aceleración, sin obtener el consentimiento voluntario.

Practicar el parto por vía de cesárea, cuando haya condiciones para un parto natural, recibir ofensas, discriminación, humillación durante el proceso de parto, son algunos ejemplos.