Alba Hernández/El Dictamen

Betina tiene 52 años, originaria de Veracruz, eligió un “mal camino” inició desde los 15 en la prostitución, sus principales clientes hombres que no “han salido del clóset” , le piden los vista de mujer y los maquille. Fue vedette, pasó por la adicción a la cocaína y también ha sido golpeada y abandonada en la playa.