También la demanda de chicas transexuales

Existe el riesgo de que pueda convertirse en una nueva clase de trata de personas, que está dejando más ganancias que prostituir a mujeres

Sus clientes potenciales son los hombres adultos que tienen esposa e hijos, es decir, están casados por la ley de Dios y del hombre y tienen una vida oculta

Betina, es una “chica transexual”, tiene 52 años y desde los 15 años de edad, decidió prostituirse, no por necesidad sino porque le gustaba ganar dinero fácil.

Betina, es una "chica transexual", tiene 52 años y desde los 15 años de edad, decidió prostituirse, no por necesidad sino porque le gustaba ganar dinero fácil.
Betina, es una “chica transexual”, tiene 52 años y desde los 15 años de edad, decidió prostituirse, no por necesidad sino porque le gustaba ganar dinero fácil.

Flor de Jesús Meza Cano / El Dictamen

La prostitución masculina en México va en aumento, debido a que se ha convertido en un negocio lucrativo y muy demandado no por mujeres, sino por el mismo sexo masculino, donde las denominadas “chicas trans o transexuales” son las que están acaparando la clientela.

Sin embargo, existe el riesgo de que a la larga pueda convertirse en una nueva clase de trata de personas, que está dejando más ganancias que prostituir a mujeres.

Aunque no se tienen estadísticas precisas, el aumento de la prostitución de hombres en Veracruz, se debe a diferentes factores, como el desempleo y los bajos salarios, dijo el presidente de la Comunidad Jarochos LGBTI de la ciudad de Veracruz, Guillermo Izacur Maldonado.

“Si ha aumentado el índice de prostitución u oficina como le llaman muchos, te hablo sobre la comunidad, porque las chicas o tienen trabajo, pasan de ser chicas trans a travestis o si no dan show en algún antro o bar, porque no las contratan en alguna empresa normal y por eso se dedican a esta actividad”, comentó.

HOMBRES CASADOS Y CON HIJOS, LOS CLIENTES POTENCIALES DE LAS CHICAS TRANSEXUAL

Entrevistado por EL DICTAMEN, Izacur Maldonado, aseguró que el morbo, la doble moral, la depravación y una mayor apertura sexual, ha provocado que hombres paguen por los servicios sexuales de otro hombre.

Explicó que los clientes potenciales de las “chicas trans” son los hombres adultos que tienen esposa e hijos, es decir, están casados por la ley de Dios y del hombre y tienen una vida oculta.

“Muchos son hombres que son bisexuales, otros que no quieren que sepan que tienen una preferencia sexual o no han salido de clóset, que tienen doble moral, son los que están contratándolas e incluso padres de familia, gente del gobierno, empresarios reconocidos, curas, tienen que tener dinero, porque estas chicas trans son caras e incluso hay páginas donde pueden ser contactadas, porque invierten mucho dinero en su cambio de cuerpo”, comentó.

Por servicio o rato, las chicas transexuales están cobrando entre los mil 500 pesos y dos mil pesos. Mientras las que están paradas en las calles como Abasolo y González Pagés, suelen cobrar entre 500 y 600 pesos, por una hora aproximadamente.

AUMENTA SIDA EN AMAS DE CASA VERACRUZANAS

Muchas amas de casa, es decir, las mujeres que se dedican a su hogar, ignoran que sus maridos tienen una doble vida y mantienen relaciones sexuales no sólo con mujeres, sino también con hombres y por ello son infectadas de VIH Sida.

El presidente de la Comunidad Jarochos LGBTI de la ciudad de Veracruz, Guillermo Izacur Maldonado, aseguró que hace dos meses, realizaron pruebas de VIH en el parque Zamora de esta ciudad, donde la prueba de alrededor de 20 mujeres, resultó positiva. Se trataba de amas de casa, que sólo han tenido contacto sexual con sus maridos.

“Desgraciadamente las afectadas son las amas de casa con VIH, aparentemente es la comunidad gay, nosotros hemos hecho campañas, la pasada se hicieron 150 pruebas, de las cuales 20 personas resultaron con VIH y eran señoras que sólo se dedicaban al hogar, eso fue hace dos meses en el parque Zamora de esta ciudad”, comentó.

MUCHAS CHICAS TRANS ESTÁN TRABAJANDO POR SU CUENTA, PERO EXISTEN OTRAS QUE SON VÍCTIMAS DE EXTORSIÓN

La figura del padrote, que induce a una persona a ejercer la prostitución y se beneficia con las ganancias económicas que se obtienen de esta actividad, ya ha perdido fuerza y muchas “chicas trans”, están trabajando por su cuenta, pero existen otras que son víctimas de la extorsión y son obligadas a pagar cuotas.

Hay muchas que sí trabajan solas, pero desgraciadamente nos han platicado que tienen personas que les piden cuota y las extorsionan, si tengo chicas que son víctimas de la inseguridad, nos han platicado que si no llevan cierta cantidad de dinero por noche, las golpean y las amenazan, pero no lo dicen por miedo, comentó.

No descartó que la prostitución de hombres, también siga siendo exitosa, con la existencia del mayate, gigolos, chichifos (sexoservidores jóvenes), amiguitos, sobrinos, escort (damas de compañía) y acompañantes, que no se promocionan en los antros gay, sino en cafés e incluso en gimnasios.

“Fíjate que también los chavos siempre han existido y antes eran los mayates, ahora son amigos, sobrinos, escort, también ha aumentado, porque son chicos que tienen zona de confort, ven la manera fácil de sacar dinero y se prostituyen y ahí van a la par con las chicas trans, has visto que hay muchos chicos que son fisiculturista, que se dedican al cuerpo y venderse, no están en los antros gay, hay ciertos lugares donde saben que llega comunidad gay, como personas mayores, que son gente que no anda en los antros y que los contactan ahí, de hecho los que pagan son las personas mayores”, comentó.

Detalló que la casa de enlace de la Comunidad Jarochos LGBTI de la ciudad de Veracruz, ha rescatado a 20 chicas trans que se dedicaban a la prostitución, algunas de ellas explotadas y que ahora han salido adelante como diseñadoras gráficas y de moda, así como estilistas.

A la pregunta ¿Cómo lograron salir de ese ambiente? Respondió “Unas porque se enfermaron, hay un 10 por ciento que tienen VIH, están contagiadas y que aún así eran obligadas a trabajar y seguían contagiando a gente”.

BETINA, NO SUPE VALORAR EL ESFUERZO DE MI PAPÁ Y DESDE LOS 15 AÑOS ME PROSTITUYO

Betina, es una “chica trans” y el pasado 22 de agosto, cumplió 52 años de edad. Es rubia, con estatura media y muy delgada, debido a que hace poco se enfermó del estómago y se tuvo que someter a una dieta muy estricta. Desde los 15 años de edad, Betina decidió prostituirse, no por necesidad sino porque le gustaba ganar dinero fácil.

Con nostalgia recuerda que de niña vivía en una “cuna de oro”, donde nunca le faltó nada, gracias al esfuerzo de su padre, el señor Odilón Gutiérrez, que era maestro de la repostería.

A pesar del abandono de su madre, Betina tenía una vida normal y acudía a la escuela donde estuvo a punto de graduarse en mecanografía y taquigrafía, sin embargo abandonó sus estudios y tuvo que buscar un trabajo.

La realidad es que Betina no quería ni estudiar ni trabajar y así empezó una etapa de rebeldía, ante la negativa de su papá de aceptar que era homosexual.

“A los 15 años ya no quise estudiar y mi papá me dijo pues a trabajar y hoy me arrepiento porque no supe valorar su esfuerzo, mi papá nunca aceptó que tuviera preferencias sexuales diferentes, ya después empecé a prostituirme desde los 15 años, por dinero, me gustó el dinero fácil, escogí el camino equivocado, no supe valorar el esfuerzo de mi papá”, comentó.

Entrevistada por EL DICTAMEN, Betina reveló que ha sido muy doloroso el proceso de convertirse en una mujer transexual, debido a que ha tenido que soportar a diferente tipo de clientes, en su mayoría hombres desagradables y depravados.

“Se sufre mucho, por los clientes, hay muchas veces locos, psicópatas, hay clientes que les gusta que les bailes, otros depravados, otros que son homosexuales y que no salen del clóset y que tienen a sus esposas y te llevan a cuartos que tienen rentados, donde tienen ropa de mujer, donde quieren que los vistas, que les pongas un brasier, falda y que los maquilles, pelucas, gente loca, o te contratan para que los cuides, porque tienen sexo con dos varones y uno tiene que estar viendo las cochinadas que hacen”, comentó.

Recordó que en sus 37 años de experiencia en el ambiente de la prostitución, en varias ocasiones ha estado en peligro de muerte.

“Una vez me contrató un cliente y con engaños me llevó a la playa en una camioneta, me llevó con engaños y me golpeó muy feo, casi me mata, pero una persona me ayudó y me llevó a mi casa”, comentó.

ME HAN GOLPEADO Y HUMILLADO, PERO MI PEOR EXPERIENCIA FUE HABERME ENAMORADO

En la comodidad de su hogar, acompañada de su perrito “Bello”, Betina relató que su peor experiencia fue haberse enamorado de un hombre, debido a que fue un amor no correspondido y eso le dolió más que las peores experiencias que ha tenido al tener sexo con desconocidos.

“Mi peor experiencia fue haberme enamorado, me enamoré de un trailero, que se llamaba Rodolfo, nunca he sabido de él, por él probé la marihuana, la cocaína, el alcohol, fue una etapa de mi vida muy dura, gracias a Dios, salió de mi vida, porque sólo quería sexo, me enamoré por segunda ocasión, de un muchacho que se llamaba Juan Carlos, era carpintero de Tabasco y me golpeaba porque a mí me gustaba, los golpes yo los extrañaba, llegaba borracho y en vez de callar, me peleaba con él y estuve 13 años con él”, comentó.

Después de esta etapa, ingresó a la Asociación Nacional de Actores (ANDA), donde estuve trabajando en el show Burlesque, donde hacía medios desnudos y bailaba.

Sin embargo, al ingresar al medio artístico, sólo empeoró su situación, debido a que la prostitución estaba a la orden del día, es decir, para poder seguir teniendo trabajo, “tenías que acostarte con cualquiera y te convertías en una fichera más”.

Sin embargo, su futuro era seguir trabajando en las calles, donde por servicio sexual, ya sea sexo oral o penetración, Betina cobra entre 200 y 400 pesos. En su mayoría es contratada por hombres adultos, que tienen esposa e hijos.

En un día bueno, que regularmente son los fines de semana, atiende hasta tres clientes, en una jornada de 11:00 de la noche a las 5:00 de la mañana.

La zona donde labora es el centro de la ciudad o la zona de mercados. Nunca ha tenido padrotes y el dinero que gana es para ella.

“Nunca he tenido padrotes, si los hay, pero yo siempre les saco la vuelta y no me hacen nada”, comentó.

Siempre utiliza condones para protegerse de las enfermedades venéreas y el VIH Sida, debido a que hace 30 años, fue contagiado de sífilis.

En sus tiempos libres, Betina se dedica al espiritismo y en su vivienda particular, tiene un enorme altar en honor a la Flor Blanca o Santa Muerte, pero también se dijo adoradora de la Virgen de Guadalupe, a quienes definió como las maestras en el arte de proteger a sus hijos.

Entrevistada por el Decano de la Prensa Nacional, Betina aseguró no tener idea de cuándo dejará este oficio, sólo respondió “es lo único que sé hacer y a lo que me he dedicado por años y no creo salirme de esto, no me siento sola y así soy muy feliz”.

Cabe hacer mención que los centros turísticos de Acapulco, Puerto Vallarta, Cancún, así como Veracruz, Tijuana, Guadalajara y la Ciudad de México, están identificados como los lugares en donde se ejerce la prostitución masculina.

Las personas que forman parte de la comunidad LGBTI, es decir, lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, transgénero, travestis e intersexuales, siguen siendo víctimas de violencia, explotación y discriminación en México y el estado de Veracruz, no es la excepción al registrarse en los últimos 20 años, 85 asesinatos de homosexuales. Sólo en los últimos tres años, se han registrado 13 crímenes de odio, en su mayoría contra “chicas transexuales”.

Recordar que una CHICA TRANSEXUAL, es un hombre que parece mujer y que no ha cambiado de sexo y se dedica a la prostitución.

Una CHICA TRANSGÉNERO, Es un hombre que se somete a cirugía para cambiar de sexo y un TRAVESTI, es un hombre que sólo se viste de mujer para dar show o espectáculo por la noche.

Te recomendamos: “Esclavitud moderna en México”