El príncipe de los Saiyajin es uno de esos villanos que amamos odiar. Vegeta se convirtió a lo largo de los años en el infaltable compañero/rival de Gokú en Dragon Ball y su natural odio hacia todo lo que fuera menos que él nos conquistó gracias a la voz que durante más de 20 años le ha dado el actor de doblaje René García a este popular personaje.

Su trabajo tiene muchísima variedad, un día es un villano, el otro un héroe, después un actor de carne y hueso, ¿cómo maneja todas esas emociones?

Esa es la magia, precisamente. El doblaje es una recreación de algo que ya está hecho y uno lo que hace es darle vida latina, darle sentimientos. Lo maravilloso de mi trabajo es que todos los días hago algo distinto, he tenido la oportunidad de pasar por todos los géneros: teatro, televisión, cine y ahora tengo un canal en YouTube con mis propias experiencias (se llama DesDoblaDos).

¿Qué es lo que más disfruta de su trabajo y de realizar esta variedad de personajes?

La pregunta infaltable es cuál es mi personaje favorito y evidentemente a Vegeta le tengo un cariño especial porque me ha llevado a recorrer toda Latinoamérica, pero la verdad es que disfruto mucho lo que hago. Intento por todos los medios no quedarme solo con Vegeta, trato de diversificar; incluso les cuento que soy el nuevo villano de Spiderman , soy El Buitre (Michael Keaton) y también tengo la fortuna de seguir siendo Batman (Ben Affleck).

¿Qué diferencias existen entre interpretar a un personaje animado y un actor humano?

Muchas, partiendo primero de que el animé –por más que esté bien hecha la animación– sigue siendo algo exagerado, y en comparación con los seres humanos reales –sin la mitología de cada personaje– los reales tienen siempre una filosofía que los conecta con ciertos valores.

Está trabajando en el doblaje de Dragon Ball Super para América Latina, ¿cómo va el proyecto?

Vamos muy adelantados porque ya casi estrenamos en Cartoon Network. Es hermoso porque somos el elenco de las voces originales.