El Gobierno mexicano anunció que diseñará una estrategia para cumplir con el Convenio de Minamata, que busca reducir las fuentes antropogénicas de liberación de mercurio, un metal pesado que causa “graves daños” a la salud humana y a la biodiversidad.

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) indicó en un comunicado que prepara un diagnóstico de la situación nacional sobre el mercurio, a raíz de la entrada en vigor este miércoles del Convenio de Minamata, ratificado por México.

Leyes pro medio ambiente en México

El Convenio de Minamata establece prohibición de nuevas minas de mercurio, la eliminación gradual de las existentes, la reducción de su uso, medidas de control de emisiones a la atmósfera y liberaciones al suelo y al agua, así como la regulación de la minería de oro artesanal y a pequeña escala.

También promueve “el almacenamiento provisional de mercurio, su eliminación una vez que se convierte en residuo y la gestión adecuada de los sitios contaminados con dicho metal”, precisa el comunicado.

Acuario de Veracruz ya transforma su metro cuadrado

Los efectos adversos a la salud humana de este metal fueron identificados en los años 50 a partir de la catástrofe de la Bahía de Minamata (Japón) provocada por una fábrica de productos químicos que arrojaba al agua metilmecurio, un compuesto altamente tóxico.

Por esa “y muchas más consecuencias del inadecuado uso del metal blanco surgió el Convenio de Minamata”, cuyo objetivo es proteger la salud humana y el medioambiente de las liberaciones de mercurio y sus compuestos a partir de fuentes antropogénicas, detalla el comunicado.

Un tour muestra el “horror” de la contaminación en el oeste de México