Después de la salida del Reino Unido de la Unión Europea

Dr. Armando Rojano Uscanga

Todo indica que sería Fráncfort la heredera de Londres tras el Brexit, lo que significa la creación de decenas de miles de trabajos en la capital financiera de Alemania y de Europa, pues tiene la sede del Banco Central Europeo. Morgan Stanley, Citigroup y JP Morgan ya han dicho que Fráncfort será su nueva sede comercial después del Brexit.

Un estudio del organismo que promueve la ciudad, da el cálculo detallado sobre la posible creación de empleo en Fráncfort mientras que Londres se prepara para el Brexit. El análisis predice 10.000 banqueros y profesionales financieros en Fráncfort dentro de cuatro años y que su llegada podría crear más de 41.000 empleos indirectos, desde agentes inmobiliarios hasta taxistas o albañiles.

No será la City de Londres (el distrito financiero de la capital británica) pero puede convertirse en una Londres pequeña. El Brexit está llevando a bancos e inversores de Londres a considerar un traslado a otras ciudades comunitarias para mantener una sede en la Unión Europea que les permita continuar haciendo negocios en el continente sin costos adicionales u obstáculos comerciales tras la salida de Gran Bretaña del bloque. Fráncfort y Dublín están surgiendo como los centros más populares y las escuelas internacionales de la ciudad alemana están recibiendo una oleada de llamadas al anticipar los banqueros un cambio de sus sitios de trabajo.

La ciudad, de unos 730.000 habitantes, es pequeña en cuanto a estándares internacionales, la oferta inmobiliaria es baja porque quiere mantener su amplia área verde de bosques y parques, las atracciones culinarias incluyen sidras locales y salchichas, la vida nocturna es discreta y los bares y cafeterías se mantienen en gran parte vacíos durante los días laborales, y un recurrente chiste local dice que lo mejor de Fráncfort es el aeropuerto, para marcharse rápido de la ciudad. Muchos residentes están preocupados de ser expulsados por un mercado inmobiliario ya muy caro, en una ciudad que algunos apodan “Bancfort”.