Franco Cardel/El Dictamen

La tarde de este martes fue presentado a rendir su declaración preparatoria ante el Juzgado Juzgado Quinto de Primera Instancia de la ciudad de Veracruz, Bartolo G. M., imputado por el delito de daños dolosos ocasionados a la empresa Tubos de Acero de México S.A de CV.

La tarde de este martes fue presentado a rendir su declaración preparatoria ante el Juzgado Juzgado Quinto de Primera Instancia de la ciudad de Veracruz, Bartolo G. M., imputado por el delito de daños dolosos ocasionados a la empresa Tubos de Acero de México S.A de CV., en donde negó los cargos de los que se le señala y aseguró ser inocente.

Lo anterior se encuentra radicado dentro de la causa penal 45/2017, en donde se le señala que en el mes de diciembre de 2013, ingreso a la empresa denunciante, junto con un grupo de más de 100 personas, causando presuntamente daños materiales al patrimonio de la misma por 17 millones de pesos.

La diligencia se registró la tarde de este martes, en las instalaciones del juzgado, ubicado en la avenida Ignacio Allende y la calle de Hernán Cortes de la colonia Centro de la ciudad de Veracruz, como parte de su proceso, en donde fue notificado sobre las acusaciones en su contra, negando los cargos.

Explicó que el no estuvo en el lugar de los hechos, así como tampoco estuvo el apoderado legal, quien interpuso la denuncia en representación de la empresa, en este caso Pedro O.B., quien indicó estaba en una reunión con autoridades estatales.

De igual forma, Bartolo G.M., decidió no ampliar el terminó de 72 horas constitucionales que marca la ley, se reservó de igual forma su derecho a declarar, acogiéndose a la protección del Artículo 20 Constitucional para hacerlo por escrito, negándose a responder a cuestionamientos.

Hechos Asesinan a tiros a 3 personas en Hueyapan; entre ellos un periodista

Como ha sido informado, por estos mismos hechos ocurridos el pasado 24 de diciembre del 2013, fue denuncia José Carlos Guevara Moreno, “El Profe”, en este caso ambos son señalados de haber ingresado a la empresa a la fuerza, junto con unos 100 trabajadores despedidos, con la intención de sacar a Pascual L. O., iniciando una gresca y daños, así como que la planta se detuviera y con esto se registrara la presunta perdida que reportó la empresa.

Sin embargo las personas que pararon las labores fueron los mismos obreros y no los ex trabajadores que estaban en una de las oficinas administrativas de la factoría para confrontar a Pascual L. O. La empresa alega pérdidas del orden de los 17 millones de pesos.