En febrero, en Inglaterra se incendió una granja en la región de Wiltshire. 60 toneladas de heno ardieron y pusieron en peligro la vida de 18 lechones y 2 cerdas.

Los bomberos acudieron a la emergencia y salvaron a los animales. Seis meses después, la dueña de la granja le llevó a los bomberos salchichas como muestra de agradecimiento. Las salchichas estaban hechas con los mismos lechones que habían rescatado.

 

La señora Rachel Rivers, la dueña, aseguró:

“Estoy segura de que los vegetarianos van a odiar esto”

No se equivocó. Según la BBC, los bomberos postearon las fotos de las salchichas en Facebook y de inmediato se desencadenaron reacciones negativas:

“¡Insensibles y nada profesionales!” (Therese Lambert-Stiles).

“Apuesto a que los de los derechos de los animales visitarán a la granjera” (Caroline Anne Baker)

Por otro lado, también hubo reacciones defendiendo a los bomberos:

“No olviden que estos lechones estaban siendo criados en una granja para la industria de la carne. ¡No eran mascotas. Los salvaron de una muerte horrible, cruel y dolorosa!” (Michael Hudston)

“¡Qué genial historia! Y una forma adecuada de decir gracias. ¡Que los que se quejen se coman una zanahoria!, ¡Me voy a comer tocino!, ¡Mmmmm! (Charlotte Harker)

A pesar de las defensas, los bomberos decidieron retirar las fotografías de la parrillada.

La granjera aseguró:

“Quería agradecerles. Cuando los salvaron les prometí que les llevaría salchichas, y todos se mostraron entusiasmados.”

Un portavoz de la estación de bomberos aseguró:

“Agradecemos a la granjera por su generosidad. No vamos a mentir, las salchichas estaban fantásticas.”

 

FUENTE: bbc.com/televisa.com/redes