“We are still in” (“aún estamos dentro”) es un movimiento creado en respuesta a la decisión del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, de abandonar el Tratado de París.

Por medio de un comunicado publicado en internet se abrió la invitación a inversionistas, empresas, gobiernos, academias y en general a figuras líderes en materia económica, para formar parte de este movimiento.

Desde líderes de estados como los de California, Los Angeles y Texas hasta empresas como Microsoft, Adidas, Facebook, Amazon, Starbucks y Netflix. Se han comprometido a conservar las políticas del Acuerdo de París, sin importar que Trump haya oficializado la salida de EU.