El Dictamen/Agencias

Esta zona del Golfo de México, representa casi el 20% de la producción total de crudo de Estados Unidos

El paso del huracán “Harvey” y su llegada al sureste de Texas podría afectar de manera indirecta a México.

El Departamento de Energía de Estados Unidos y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA por sus siglas en inglés) de ese país prevén que el fenómeno meteorológico tenga el “potencial de afectar infraestructura energética de la región, incluida la costa del Golfo de Texas, que alberga una gran cantidad de instalaciones de petróleo y gas natural”.

Esta zona del Golfo de México, explicaron analistas del sector energético estadounidense, representa casi el 20% de la producción total de crudo de Estados Unidos, y la costa del Golfo de Texas alberga casi un tercio de la capacidad de refinación de Estado Unidos.

De hecho, a partir de este jueves, varias compañías petroleras ya habían cerrado la producción de varias instalaciones y habían evacuado personal de plataformas costa afuera.

El cierre parcial de la industria petrolera y de refinación en el sureste de Texas afectaría los altos volúmenes de gasolinas y diésel que México trae de ese mercado, al menos por el tiempo que se prolonguen las afectaciones del huracán “Harvey”.

Actualmente, cerca de 6 de cada 10 litros de gasolinas que consumen los mexicanos son importados del mercado norteamericano.

Pemex garantiza abasto

Petróleos Mexicanos informó en un comunicado que ante la presencia del huracán, el abasto de combustibles en el país está garantizado, “ya que se cuenta con inventarios suficientes de gasolinas y diesel”.

Asimismo, la empresa ha implementado diversas medidas preventivas en sus instalaciones terrestres y marinas de la región noreste con el propósito de salvaguardar la seguridad del personal y la integridad de las instalaciones, refiere.

Como medida de seguridad, las plataformas de exploración Muralla y Centenario, ubicadas en aguas profundas, frente a las costas de Matamoros, fueron desplazadas a zona segura con la finalidad de alejarlas de los fuertes vientos y oleajes suscitados por el fenómeno meteorológico, “sin que se registraran afectaciones”.

Pemex mantiene permanente monitoreo del huracán y su posible impacto a través del grupo de trabajo del Plan de Respuesta a Emergencias por Huracanes (PREH)” a fin de tomar las medidas necesarias para salvaguardar la integridad del personal y las instalaciones, cierra.