Por Alejandro Buenavad Madrigal

Cada inicio de ciclo escolar representa un gasto importante para cualquier padre de familia. Sea cual sea la forma en que se dividan los gatos de la casa, este es quizás uno de los momentos más críticos de la economía familiar. Aun y cuando los hijos estudien en escuelas públicas, los padres no quedan eximidos de comprar al menos un par de zapatos y uniformes nuevos.

Según la PROFECO, en 2016 el mercado “de regreso a clases”, tiene un valor comercial de 7,800 millones de pesos. Es decir, que las empresas asociadas al mercado de útiles, zapatos, uniformes, libros, mochilas, accesorios, etc., se ve beneficiado en esta temporada por la derrama que representa dicho gasto. La misma PROFECO estima que el gasto promedio por cada niño hasta 2016 fue de 2,700 pesos.

La realidad es que si el mercado vale los 7,800 millones que la dependencia señala, lo que los padres de familia gastamos no corresponde a esos 2,700 pesos. Muchos padres de familia integran ahorros o tandas para poder sortear estas temporadas en el mejor de los casos, buscando inclusive comprar con anticipación algunos de los útiles fuera de temporada que podrían representar un ahorro. En este 2017 la cifra del gasto tan solo por útiles escolares, sin considerar libros de texto, será de unos 3,600 a 4,000 pesos.

Desde el 2011, en el sexenio del presidente Calderón, se estableció una medida para poder hacer deducible los pagos por concepto de colegiaturas en escuelas privadas. Este mecanismo ha permitido otorgar un beneficio superior a los 15 mil millones de pesos por año para aquellos padres de familia que, con un esfuerzo adicional llevan a sus hijos a escuelas particulares. Hoy en día no es ningún lujo tener a los hijos en escuelas particulares, es sin lugar a dudas una necesidad especialmente para aquellos hogares en los que tanto el padre como la madre trabaja y los hijos deben pasar largas horas en las instalaciones de las escuelas. Algunas de estas escuelas se han ajustado a las necesidades reales de las familias de hoy en día y ofrecen los servicios de alimentación y extensión de horarios, lo cual en ciudades complicadas, facilita la labor a los padres. Por eso el apunte de que hoy en día las escuelas particulares no son un lujo.

Los gastos por concepto de colegiaturas son deducibles de impuestos a partir del nivel preescolar, porque es el primer nivel obligatorio de enseñanza de acuerdo con la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Los padres de familiar muchas veces se reparten los gastos totales de la casa, incluyendo las colegiaturas, pero a veces cometen el error de no hacerlo de forma correcta, por ejemplo quizás al padre le toca pagar la hipoteca y la colegiatura de sus dos hijos, sin embargo al momento de hacer el pago, la madre es la que se encarga, pasa su tarjeta de crédito en la escuela y es quien realmente para efectos fiscales ha realizado el pago. Aquí es importante señalar que para hacer deducible el gasto de la colegiatura, se debe de pagar con medios electrónicos (transferencia, cheque o tarjeta) pero de la persona que quiere hacer deducible el pago, para el caso del ejemplo debería ser la tarjeta del padre.

Para que el gasto sea deducible, además del pago de forma electrónica, se necesita que la escuela emita un Comprobante Fiscal Digital (CFDI) a nombre del padre, sigamos en el ejemplo, y debe contener los datos de la CURP del alumno, así como el grado escolar. El concepto del pago debe ser claramente especificado “Colegiatura”, ya que al aparecer otros conceptos como “donativos”, o “cuotas de padres de familia” o “inscripción” son conceptos que no se consideran deducibles. Los montos máximos que podemos deducir son por niveles de preescolar hasta $14,200.00 en el año. Nivel primaria hasta $12,400.00. Nivel secundaria hasta $19,900.00, nivel profesional técnico (TSU) hasta $17,100, y para nivel bachillerato (preparatoria) hasta $24,500.00

Estos montos son deducibles por cada hijo, y su deducción se refleja en la declaración anual del 2017 que se presenta en abril del año próximo, sin embargo estamos muy a tiempo de que si aun no he pedido facturas, las solicite con el dato correcto o que si estoy cambiando de nivel escolar, aproveche el mayor beneficio en base a los montos máximos autorizados.

El nivel de Licenciatura, posgrados, lenguas extranjeras o estudios en el extranjero, no son parte de las deducciones por la razón de que las mismas no se consideran como una obligación de enseñanza del Estado, sino solamente hasta nivel medio superior, o sea hasta el bachillerato como dice la Constitución.

Comentarios: @abuenavad, www.losfiscalistas.com.mx