De acuerdo con los expertos la contaminación atmosférica tiende a incrementarse de manera considerable, por lo que calculan que para el año dos mil treinta se incrementen las muertes por este motivo en sesenta mil más de manera anual y hasta doscientos sesenta mil para fines del siglo.

Tales datos estadísticos resultan toda una revelación, sobre todo considerando los pronósticos realizados en las naciones industrializadas respecto a los planes para el desarrollo de la infraestructura para producir energía limpia. Pero, tal vez la generación de gases contaminantes sea tal que no es posible llevar a cabo la necesaria reversión de lanzar a la atmósfera gases que calienten más el ambiente por lo que desafortunadamente todo parece indicar, no solo los seres humanos, causantes de este terrible fenómeno del calentamiento global deberán ir tomando providencias respecto a los tremendos cambios que se observan ya de manera devastadora en la climatología mundial, sino que toda la creación resultará todavía más afectada que lo está hoy, precisamente por las condiciones malsanas que tanto deterioran y degrada al medio ambiente en general y que prevalecen en nuestro planeta en virtud a la actitud negativa del ser humano de cambiar todo lo que está dañándolo. Esta actitud equivale a hacer de cuenta que los líderes mundiales consideraran que hay otro planeta a donde se pueda mudar buena parte de la creación para irlo a echar a perder una vez que la Tierra ya no tenga las condiciones necesarias para seguir generando vida.

De acuerdo con las últimas estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el noventa y dos por ciento de la población del planeta vive en lugares de aire sucio. Y cada año, siempre según las evaluaciones de la OMS, cerca de tres millones de personas pierden la vida a causa de problemas vinculados a la contaminación atmosférica al aire libre.

Resulta increíble que a pesar de estar ya viviendo y experimentando el ser humano los terribles efectos de la contaminación atmosférica y los cambios climatológicos que esto ha traído como consecuencia, se continúe en la misma vertiente de la producción de contaminantes, privilegiando la producción y el sistema del consumismo salvaje e irresponsable en lugar de estar llevando a cabo el cambio necesario y urgente que se necesita para revertir todas estas situaciones tan dañinas para el entorno ecológico y para la humanidad misma.

A esta contaminación también se le debe de agregar la forma tan irresponsable en cómo se siguen fabricando productos de plástico que son ya una tremenda plaga en el planeta entero y la causa de muerte no solo de la flora y fauna marina y lacustre, como también la prevaleciente en todo los reservorios de agua de todo el planeta, sino incluso la agresión que este elemento obtenido del petróleo, el plástico ocasiona a la humanidad misma. Pues la producción desordenada continúa en el mundo entero a pesar de todo.

Aun no se llega al punto de no retorno, ojalá y alguien dentro de los cuerpos de mando y liderazgo del mundo realice algo en favor de la reversión de este fenómeno para la sobrevivencia y mejor calidad de vida de la creación en el planeta