Lic. Guillermo Ingram

Lamento la pérdida de mi gran amigo Don Juan José Venta Corrales, quien falleciera el lunes.

Desde hace muchos años me distinguió con su amistad y tuve la oportunidad de platicar con él con algo de frecuencia y siempre me pareció un señor ejemplar, honesto, de buenos principios y una gran calidad humana. Fue un señor muy industrioso, creador de un sinfín de plazas laborales para toda la comarca veracruzana y además, era muy espléndido y generoso. Y no estoy haciendo ningún panegírico de él, sino simplemente y tal vez repitiendo lo que de él he escrito cuando así lo llevé a cabo. Reiterando de que no se trata de un panegírico porque el desarrollo profesional y humano de Don José Venta Corrales lo avala aquello de: “Al árbol por sus frutos lo conoceréis” (Mateo 7: 16). Y Don Juan Venta, junto con su señora esposa levantaron a una gran familia, pues incuestionablemente que todos sus hijos son personas de bien. Luego entonces he ahí a los frutos y eso es más que aval para ver que Don Juan fue un buen ser humano.

¡SIEMPRE ESTABA DE BUEN HUMOR Y ACTITUD POSITIVA!

Lo que más me llamaba la atención de Don Juan es que (independientemente de que una persona industriosa como él debió de estar sujeta a una férrea disciplina, que no dudo le haya provocado en ocasiones algún disgusto, siempre que lo vi y conviví con él ¡Estaba de un gran humor! Me daba gusto platicar con él porque su discernimiento era siempre inteligente y basado en sencillez.

PIONERO DE LAS CAMINATAS MATUTINAS POR EL BULEVAR

En una ocasión platicando con su hijo César, me decía él que su papá había sido prácticamente el pionero de esa ahora por demás sana costumbre de ir a caminar todas las mañanas al bulevar, porque desde hace muchos años él comenzó con la práctica diaria de salir caminando de su casa de Lerdo hasta alcanzar el malecón y de ahí parte del bulevar y retornar a casa. Esto que me platicó el buen Cesarín incuestionablemente que nos habla de la “buena mano” de Don Juan, pues miren que desde hace décadas lo que inicialmente lo comenzaron a hacer algunos veracruzanos, hoy es toda una actividad física que le ha dado magníficos resultados a un sinfín de conciudadanos. Incuestionablemente mi gran amigo Don José Venta era un visionario, no sólo para los negocios sino para el deporte.

ERA DE ORIGEN ESPAÑOL PERO 100% VERACRUZANO

Además, sé muy bien que él es oriundo de la Madre Patria, pero, incuestionablemente que al haber hecho aquí su capital, su familia y su mundo, tal y como él me lo mencionó muchas veces, él se sentía muy veracruzano, amén de que lo fue y por contrapartida de los distinguidos e ilustres. Tuvo el finísimo detalle mi querido Don Juan de acompañarme a las exequias de mi señora madre, lo cual le agradecí en el alma. Desafortunadamente, ahora que estoy jubilado y no me encuentro del todo en Veracruz no pude estar en su velorio, pero, apelo a esa máxima de que a los seres queridos los llevamos en el corazón y en la memoria, por lo tanto y desde hace muchos años ahí es a donde llevo en un sitio especial a mi querido amigo Don Juan, sobre todo porque demostró siempre ser un ser humano excepcional.

SOMOS VARIAS GENERACIONES QUE LO RECORDAREMOS BIEN

Además, él siempre será recordado por muchas generaciones de veracruzanos, que como yo todavía nacimos y nos desarrollamos en aquel Veracruz que no conocía las “plazas comerciales” y todo el mundo comercial se desarrollaba en el “centro” y era obligado ir a comprar siempre los comestibles a la zona de mercados y todo lo que a abarrotes correspondía, nuestras madres se dirigían a “El Alba”, de los Venta, a comprar desde arroz, aceite para guisar y para “comer” (este era el de olivo), hasta aceitunas, alcaparras, toda clase de frijoles ¡Manteca enlatada!, cuando aún se cocinaba con tal producto que hoy es casi pecado hasta mencionarlo, etc. Tiempos de aquel Veracruz de tranvía, mercado y Zaraza Vargas.

UN SEÑOR CON GRAN LIDERAZGO

Con todo el debido respeto sea dicho, fue todo un agasajo el haber conocido y haber llegado a platicar con gente de la calidad de Don José Venta Corrales, personas ejemplares de las que tuve la oportunidad también de aprenderles algo bueno. Pero sobre todo a reconocer el enorme liderazgo que él llegó a poseer e irradiar.

Descanse en paz mi gran amigo y doy un abrazo muy cariñoso a toda su familia. Y a la vez felicitarlos por tan ejemplar papá.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo:[email protected]