Agencias/El Dictamen. El funcionamiento alterado del pie se relaciona con diferentes procesos dolorosos, pero se debe tener en cuenta que no siempre es la causa principal de dolor articular o muscular. la ubicación del dolor hará necesaria la creación del mecanismo compensador elegido por el paciente, siendo el inicio de una posible lesión o patología en el resto de la extremidad, mencionando las más relevantes localizadas en:

ALTERACIONES PRINCIPALES DE LA RODILLA: Donde se produce una sensación de crujido alrededor de la rótula acompañado de dolor agudo en la zona inferior y superior de la misma durante actividades de la vida diaria ya que para realizar una marcha funcional compensa con un exceso de pronación, causando dolor femororrotuliano y un riesgo aumentado de sufrir el síndrome de stress tibial medial. también se suele acompañar de la rodilla en valgo que, a largo plazo, puede determinar lesión de cartílago o del menisco, en concreto pinzamiento del compartimiento externo, debido a que la rotación tibial interna asociada a la pronación excesiva, produciendo un desplazamiento de la trayectoria patelo-femoral internamente, favoreciendo a la subluxación lateral de la rótula.

ALTERACIONES PRINCIPALES, LA TIBIA: La pronación excesiva del antepié y la rotación tibial interna aumenta las fuerzas de tracción sobre los flexores profundos de la pierna. Esto es un factor común que provoca inflamación del periostio, secundario a las fuerzas de tracción por un exceso de trabajo muscular sobre las estructuras blandas en la tibia.

ALTERACIONES PRINCIPALES, LA CADERA: El exceso de pronación bilateral, produce una rotación interna de los ejes de la tibia y del fémur que puede conducir a una anteriorización del centro de gravedad, cargando el antepié y compensando con una inclinación lordótica secundaria y rigidez muscular. en cambio, el exceso de pronación unilateral a nivel subtalar, disminuye la distancia vertical del pie al suelo, creando una pierna corta funcional, y por tanto una mala alineación de la cadera, que puede producir sensación de rigidez y dolor en la región dorso-lumbar, tanto en la cadera derecha y/ o izquierda, especialmente después de la bipedestación mantenida.

TRATAMIENTO DEL PIE PLANO

Según los resultados de la evaluación inicial, la gravedad de la sintomatología y la afectación indirecta que presente el paciente, será determinado el tratamiento, el cual puede ser quirúrgico o no.

TRATAMIENTO QUIRÚRGICO

Podemos presumir de una intervención quirúrgica al no ver mejoría con la rehabilitación y el tratamiento ortopédico. Por otro lado, serán candidatos permanentes los pies planos valgos irreductibles con anomalías en los medios de unión articular, o astrágalo vertical; así mismo en el caso de presentar marcha antiálgica por insuficiencia del tendón tibial posterior, post traumáticos, inestabilidad de articulaciones del pie-tobillo, etc.

TRATAMIENTO ORTOPÉDICO

El ortopedista o podólogo indicara el uso de plantillas para de esta manera tratar de originar el arco plantar de manera fisiológica. También sugerirá el uso de calzado ancho en el antepié con un contrafuerte posterior que sujete el calcáneo; que posea piso de suela o goma dura pero fina; cordones o correas de ajuste; con tacón elevado ligeramente, que posea cuñas internas según convenga. En muchos casos, no es necesario que sean botas, pero es conveniente colocarlas de forma preventiva en el niño que comienza a caminar. las plantillas correctoras se colocan a partir de los 2 años de edad; según el material de construcción, pueden ser de tipo blando, semirrígido o rígido, en función de la edad y la corrección que se precise. Su cambio depende del crecimiento del pie y, por regla deben cambiarse anualmente.

TRATAMIENTO FISIOTERAPÉUTICO

En conjunto con el tratamiento ortopédico, se realizaran ejercicios, en ciclos y repeticiones que dependerán de la tolerancia del paciente, los cuales serán dirigidos a fortalecer la musculatura implicada para estimular así la formación del arco plantar. Entre los ejercicios sugeridos podemos mencionar:

* Caminar en punta de pies de un extremo a otro, bien sea sobre el  suelo o sobre alfombras con diferentes texturas para activar el trabajo propioceptivo.

* Intentar agarrar objetos pequeños con los dedos de los pies. (legos, colores, pelotas pequeñas), luego de dominar el agarre, se puede iniciar el traslado de un lado al otro con los objetos.

* Marcha con el borde externo de los pies y sobre los talones

* Al colocarse en un borde de algún escalón, dejar caer suavemente los talones hacia atrás para elongar de esta manera el tendón de aquiles.

* Estiramientos musculares de miembros inferiores

* Reeducación y coordinación de la marcha

Se ha detectado también que los niños que sufren problemas locomotores, como pie plano u otro tipo de trastornos que afectan su manera de caminar, pueden ser objeto de bullying ya que sus compañeros tienden con frecuencia a ridiculizarlos, e incluso, a agredirlos físicamente. En ese sentido es importante todos los padres estén atentos del desarrollo psicológico y físico-motriz de sus hijos.

No esperes a que tu hijo presente dificultades más serias desde el punto de vista psicológico o físico, se recomienda que pidas orientación psicológica y/u ortopédica de ser necesario.