Nueva tendencia de hospedaje

Dr. Armando Rojano Uscanga

¿Quién no ha querido vivir en contacto con la naturaleza? Sin embargo, el concepto de acampar en el suelo ya está en desuso y ahora llega el camping con glamour, o sea el glamping, con todo tipo de comodidades, para vivir una experiencia natural y casi salvaje, sin que el cuerpo lo resienta. Consiste en conectar con la naturaleza sin tener que renunciar a la comodidad, como, una cama, una buena ducha u otro tipo de caprichos. Es experiencia algo inolvidable, sin dañar el ecosistema, haciendo uso de elementos naturales, como la energía solar o los huertos ecológicos.

El concepto glamping nació en San Francisco en 2012. Y empezó a nutrirse con las experiencias de los famosos como Justin Bieber, que vacacionó en Texas; y Matthew McConaughey que celebró su boda en su propia finca, que llenó de tiendas para hospedar a sus invitados. En realidad, esta forma de acampar llegó hace años a los festivales de música, consiguiendo que los jóvenes conozcan esta forma de alojamiento y la adopten en verano.

Ahora el glamping se ofrece en todo el mundo, con un gran abanico de opciones, desde vivir en una casa árbol, en una caravana, en casas de campo, cabañas, torres, tiendas safari, casas…Otra de sus ventajas es que a las vacaciones se pueden sumar las mascotas. Y su precio es de los más económicos, aunque en estos momentos, en Europa, suelen rondar los 100 euros por noche y persona, hasta los 900 euros de las estancias más exclusivas.